Saltar al contenido

Resumen del libro “Sobre héroes y tumbas”

Resumen del libro “Sobre héroes y tumbas”

sobre héroes y tumbas

Descubra a través de nuestro artículo la Novela: Sobre héroes y tumbas, escrita por Ernesto Sabato, escritor de origen argentino que publicó en 1961 en la ciudad de Buenos Aires y desde allí fue un ícono de la literatura mundial.

Ernesto Roque Sábato, (nacido el 24 de junio de 1911 en Rojas, Argentina, fallecido el 30 de abril de 2011 en Buenos Aires), novelista, periodista y ensayista argentino, cuyas novelas se distinguen por su preocupación por cuestiones filosóficas y psicológicas y cuya política y colosalidad fueron predominantes en Argentina. en la segunda mitad del siglo XX.

Formado como físico y matemático, Sábato asistió al Colegio Nacional de La Plata (1929-36), donde se doctoró en física en 1937. Realizó estudios postdoctorales en el Laboratorio Curie de París en 1938 y en el Instituto Tecnológico de Massachusetts. en 1939 y regresó a Argentina en 1940.

De 1940 a 1945 fue profesor de física teórica en la Escola Nacional de La Plata y en un colegio de profesores de Buenos Aires. Comenzó a colaborar en la sección literaria de La Nación, uno de los periódicos más atractivos de Argentina, con artículos que expresaban su oposición al gobierno de Juan Domingo Perón, y posteriormente fue destituido de sus cargos docentes en 1945.

One and the Universe (1945), una serie de aforismos, declaraciones y opiniones personales del sábado sobre diversas cuestiones filosóficas, sociales y políticas, fue su primer éxito literario. La novela El túnel (1948) ganó publicidad nacional y mundial en Sábato. El guapo personaje de la novela es un típico antihéroe existencial que no puede comunicarse con nadie.

Ante el absurdo de la condición humana, se retira de la sociedad. Luego, Sabato publicó proyectos de no ficción como Men and Gears (1951), que examina el mito del progreso y el uso de la tecnología de las máquinas como modelo para las producciones sociales.

La heterodoxia (1953) debe producirse a expensas de la civilización actualizada y lo que Sábato vio como una pérdida concomitante de los fundamentos morales anteriores.

Tras la caída de Perón en 1955, Sábato publicó La otra cara del peronismo (1956, «La otra cara del peronismo»), que es un intento de estudiar las causas históricas y políticas de la crueldad y el descontento del régimen de Juan Domingo. . El ensayo «El caso Sábato» (1956) es un llamado a la reconciliación entre las fuerzas peronistas y antiperonistas.

Su segunda novela, Sobre héroes y tumbas, es un estudio psicológico penetrante del hombre, entrelazado con ideas e ideas filosóficas discutidas anteriormente en sus ensayos.

La novela Abaddon the Terminator (1974, corregida y revisada, 1978) contiene las declaraciones irónicas sobre la literatura, el arte, la filosofía y los excesos del racionalismo que caracterizan su obra.

En 1984, Sábato recibió el Premio Cervantes, el premio más prestigioso de la literatura hispánica. El premio siguió a la publicación en España del «Informe Satato» (1984; Nevermore), una investigación sobre violaciones de derechos humanos en Argentina, de la que Sábato fue el importante arquitecto.

El archivo se destacó por ayudar al enjuiciamiento de los líderes militares responsables del asesinato de aproximadamente 10,000-30,000 ciudadanos durante la Guerra Sucia del país (1976-83). En 2000, con motivo de su 89 cumpleaños, Sábato lanzó un nuevo trabajo en Internet, una reflexión sobre la cultura occidental, titulado La Resistencia, antes de ser publicado en la prensa.

Resumen sobre héroes y tumbas

Martín Castillo, de 19 años, es un chico de Buenos Aires que intenta abrirse camino en la vida. Conoce y conquista a Alejandra Vidal Olmos, quien junto a su padre Fernando representa la «vieja era», la Argentina poscolonial e indígena, que se ve transformada en medio de un extraño e inquietante «nuevo» mundo. La novela ofrece un retrato sorprendente de la región de Buenos Aires y su gente.

Sobre héroes y tumbas resumen del capítulo

About Heroes and Tombs, es una novela de 1961, un libro caótico y surrealista escrito por Ernesto Sábato, ambientado en Buenos Aires, que comienza con una nota de un periódico local que habla de las sospechosas oportunidades en las que una niña mató a su padre y luego a él. se suicidó prendiendo fuego a la casa.

La historia se centra en la infeliz historia de amor entre Alejandra Vidal, una joven hermosa pero emocionalmente trastornada, la última heredera de una decadente familia argentina, y Martín del Castillo, el joven tímido y sin vida que ve su única razón para seguir viviendo.

Esta historia, contada como una conversación entre Martín y su amigo Bruno años después del suicidio de Alejandra, sirve de telón de fondo para un sombrío examen de la naturaleza de la promesa y la futilidad del contacto humano, con matices freudianos, alegorías mitológicas y algunos análisis. . serias dudas sobre la nacionalidad argentina.

El tercer capítulo, titulado «Informe sobre los ciegos», a veces se ha anunciado como un libro completamente separado. Esta sección, narrada por Fernando Vidal, el padre de Alejandra y esquizofrénico comprometido, magnífico bastardo, rompe el realismo y la línea narrativa del resto del libro al interrumpir la historia con una descripción caótica y existencialista de la delirante misión de Fernando.

Él piensa que la multitud ciega es un misterio, una secta de criaturas no completamente humanas que gobiernan todo y a todos. Solo él puede detenerlos, quizás no estrictamente, pero es su destino intentarlo. La misión de Fernando es infiltrarse en esta asociación dañina que tiene poderes misteriosos e ilimitados.

En Progresso, en cambio, nos habla de la evolución de su disparidad y psicopatía, combinado con sus visiones ultranihilistas sobre la verdad y algunos pequeños datos que dan el verdadero misterio oscuro detrás de la trama.

Considere que Fernando y Alejandra tuvieron una relación incestuosa antes de que su relación con Martín la sumiera en la disparidad, matando a su padre y luego suicidándose.

Ah, ya veces, entre los temas, está un relato histórico de las fuerzas del general Lavalle que huyen de los soldados traidores de Oribe en la guerra civil argentina. La belleza de la historia es que Lavalle, el heroico comandante, muere en el camino, pero sus tropas continúan volando por el desierto.

Decidió no dejar que el enemigo tomara la cabeza del héroe y la plantara en una lanza. Este es el segundo libro de la trilogía de Ernesto Sábato, precedido por la novela existencialista El Túnel.

El tercer movimiento o tercera parte del libro, disonante y turbulento, es el «Estudio de los ciegos», la llamada novela de la novela escrita por el paranoico Fernando, un hombre que, desde pequeño, disfrutaba cazando gorriones y pinchando agujas. , a los ojos y que justo en este momento lo busca un miedo loco a una conspiración de ciegos.

Comunican que esta pieza de fantasía es el homenaje de Sábato al surrealismo, quien le enseñó a ser un joven científico problemático en París, que el realismo es realismo, debe abrazar lo irracional y es percibido por muchos en todo el mundo como el más brillante e imaginativo. , algunos dicen en exceso, conquistar.

Hay una copulación verdaderamente notable en el resultado del estudio, no muy diferente de las Guerras Mágicas en La espada en la piedra de Disney, pero en la mayoría de los casos esta parte aburrida y obsesiva adolece de falta, no exceso, de imaginación.

Tampoco los héroes y las tumbas se traducen en una catástrofe, como en el último apartado – melancólico, de tono contemplativo, purgado de las violentas contradicciones de Alejandra – Martino se salva del inexorable período subterráneo al que Sabato llama su «metafísica de la esperanza». .

El argumento de que el mismo hecho de que el hombre espere y desee es una especie de prueba de un Método Oculto de Existencia y también, sí, de la Inmortalidad del Alma.

Martín prefiere la vida a la desaparición, porque si se le da la oportunidad, elige reír, entre otras cosas, o se deleita en la angustia, y se une a un camionero que conduce hacia el sur hacia la fría y limpia Patagonia.

Características de la novela sobre héroes y tumbas.

Esta obra, rica en imágenes con mucha oscuridad y contenido emocional, se consolida como un colosal libro literario sobre el sábado, y parte de él titulado Informe ciego, sobre la retorcida obsesión y el miedo a los ciegos de Fernando, es una contribución inquietante y de pesadilla a la literatura latinoamericana.

Intercalado con el texto de la novela, como un comentario casi surrealista de la misma, se encuentra la narración en cursiva de la fuga, la muerte y la odisea posterior de Juan Lavalle, un tema clásico argentino.

John Malkovich, actor y director estadounidense, intentó adquirir los derechos cinematográficos de esta novela. Grupo sueco de death metal melódico At the gates en tu canción en guerra con la realidad tienen textos basados ​​en este libro. Su introducción es una cita de este libro.

Han pasado 40 años desde la aparición de las ingeniosas Ficciones de Jorge Luis Borges y la masiva beta tour de force de Miguel Ángel Asturias, El Señor Presidente, recurrente por sus influyentes inicios del «realismo mágico».

Discusión de héroes y tumbas.

«No voy a devolver nada». Así comienza el libro: con un análisis policial de la citada catástrofe y el posterior descubrimiento del fascinante archivo de Fernando Estudio sobre los ciegos, lo que comunica se presta a algunas interpretaciones que arrojan luz sobre el crimen y sugieren un acto de disparidad menos encomiable. . de una explicación más siniestra y sombría.

Este es un esfuerzo clásico de catástrofe. La explicación más oscura y oscura, además de nunca decirse en voz alta, es el incesto. Alejandra, la última en el linaje de una decadente pero una vez noble familia argentina, es la hija bastarda de Fernando y Georgina, primos hermanos que nacieron juntos cuando eran niños.

Fernando, según Bruno, mantuvo a Georgina, y luego a Alejandra (a quien pudo haber violado cuando era niña), bajo el control de sus poderes demoníacos. Georgina guarda un extraño parecido con la madre de Fernando, por quien tuvo un flechazo enfermizo e histérico (en cuanto a su padre, lo odiaba tanto que intentó envenenarlo), y el rostro de Alejandra era una réplica exacta del de Georgina.

Bruno, también alejado de sus padres, tarde o temprano se enamoró de estas tres mujeres, aunque un poco más espiritualmente, algo así como El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde.

Una vez, cuando la madre de Fernando, única aproximación de una madre real, le dio a Bruno un beso maternal, Fernando intentó matarlo con una navaja.

El cariño no correspondido de Bruno por la caída y Georgina ahora ausente es visto como el único amor serio en su crónica solitaria, mientras que Fernando, el padre de su pobreza, ha seguido abriéndose camino con las mujeres como un sádico sensual y autoproclamado.

A Sabato le gusta citar la cita de Flaubert en Madame Bovary, «c’est moi» como una especie de obra temprana, pero es precisamente el «moi» y no Madame Bovary lo que más lo atrae.

El arte, dice Bruno, hacia el final del libro, es el autorretrato, la confesión, un mensaje patético desde lo más profundo de nuestro ser, la creación de un «solitario, atormentado, deseoso de comunicar», su más profundo y doloroso deseos.

Es este egocentrismo lo que dificulta comentar los libros del sábado sin comentar sobre el hombre, pero al final es también lo que le da fuerza y ​​unidad a su obra. Porque lo que queda, en la conjunción de ficción, ensayo, entrevista y biografía, es el hombre mismo: su crónica excéntrica pero ejemplar.

Lo que sea que falte en el juego imaginativo o la singularidad del pensamiento, «Sobre héroes y tumbas», con su autoexploración apasionada y su «obsesión fanática» por comunicarlos, seguirá siendo un testamento precioso de esa vida.

Revisión sobre héroes y tumbas

Durante el colosal florecimiento de la ficción hispanoamericana que siguió, que culminó con el recurrente «Boom» de la década de 1960 que reunió a Gabriel García Márquez, constructor de Cien años de soledad, Carlos Fuentes, constructor de El espejo enterrado y Julio Cortázar.

Nos hemos familiarizado con lo que ves como una voz recurrente, una voz audaz, exuberante, erudita pero terrenal, prolífica, radicalmente anti-tiránica (por lo tanto, recurrentemente gótica en sus imágenes de tiranía), principalmente mitópica. Realmente cómico cuando está oscuro y, en su mayor parte, increíblemente creativo.

Ernesto Sabato no es un nombre en la mayoría de las oportunidades asociadas a este fenómeno. Sin embargo, Sabato, el compatriota argentino de Borges y Cortázar que escribió Rayuela, es un novelista y ensayista cuya extraordinaria carrera literaria se extiende por más de 40 años.

Su primera colección de ensayos y aforismos, «El yo y el universo», se publicó unos meses después de «Ficciones» de Borges, y su primera novela, «El túnel», se publicó en 1948.

Dirigida por Albert Camus y Thomas Mann y ampliamente traducida, «The Tunnel» es la confesión breve, obsesiva y, a veces, delirante de un asesino convicto. Aunque Sabato fue un ensayista apasionado y voluble durante las décadas siguientes, fue menos prolífico como novelista.

Sobre Héroes y tumbas, es su segunda novela y sólo hay una más, Abaddon, el exterminador, estrenada en 1974 y ganadora más tarde del prestigioso «Prix du Meilleur Livre Etranger» francés.

Por otro lado, además de su reputación, Sabato se destaca de la mayoría de los escritores de Boom, y por una razón aceptable. No solo no participa de su voz recurrente, está en guerra con ella.

Define la ficción libre, superficial y superficial como escribir un pasatiempo único en una torre de marfil. No le interesa el virtuosismo técnico per se y se niega a preocuparse por la belleza de su prosa.

Como era de esperar, su compatriota Borges es su propósito especial. Aunque facilita de mala gana a Borges, el constructor de Las ruinas circulares, como poeta, se enfurece con su prosa. Aunque los abre para guardar a sus individuos en «Sobre Héroes y Tumbas» estoy con Borges en vía Buenos Aires, y luego de una caricatura juguetona de sus «payas tics», su rostro parecía esbozado y luego eliminado con una goma.

Y su aire de modesta ironía, mezcla de secreta arrogancia y aparente desconfianza, se aleja y ataca los escritos de Borges, a quien califica de cobarde, blasfemo, prominente, pueril, desprovisto de sensibilidad, generosidad y excelencia, y fabricado con pseudo … chistes filosóficos. «No ser tolerado por ningún hombre honesto y honrado.

Lo que quiere Sabato es una literatura profunda y desnuda, construida con sangre, ligada a temas metafísicos universales y a oportunidades existenciales extremas de soledad y muerte. Aprehensión de la totalidad, visiones del mundo que salvarán el alma.

Su modelo colosal es Dostoievski, escritor de Crimen y castigo, un escritor atormentado para quien el estilo es menos importante que la realidad y que no temía luchar contra los inconvenientes del bien y del mal. Los escritores son maestros, profetas, santos, mártires. o no son nada.

Entonces, uno de los «héroes» en el título de este libro, como puede dudar, es nuestro constructor. Quizás, en cierto sentido, el único.

Esta catástrofe, por así decirlo, es la modalidad elegida por el sábado, lo que no es de extrañar. No es, como debería ser evidente, un escritor de historietas o de ficción, ni por temperamento ni por actitud. El mundo para Ernesto Sabato no es un espacio de entretenimiento, ni lo fue antes.

Era el décimo de 11 hijos de una familia de inmigrantes rurales, un niño introvertido y problemático que sufría horribles pesadillas y alucinaciones. Como decía un simpático biógrafo, de niño Sabato no sabía jugar. De hecho, el juego parece ofensivo.

Tenía una relación intensa, pero en parte extraordinariamente vacía, con su madre autoritaria, a la que ahora llama «patológica». En dos ocasiones, solo, trató de estrangular a su hermano menor quien inesperadamente lo siguió y desvió la atención de su madre, por lo que tuvo que asumir la culpa.

Señala su propia vida no en términos de bienestar, sino de crisis psicológicas, morales y metafísicas, que ha abordado sin compromiso pero sin mucho sentido del humor.

Descubra lo que dice Ernesto Sabato sobre su novela Sobre héroes y tumbas:

Personajes de On Heroes y Graves

Hay 4 personajes principales en Sobre héroes y tumbas (también 4 partes o movimientos, ya que el libro tiene un diseño sinfónico o una sonata clásica): la heroína Alejandra, un joven enamorado de ella llamado Martín, su loco padre Fernando y un amigo de los tres llamado Bruno. Y los tres hombres (con Alejandra de secreto en el centro) representan de forma transparente y consciente diferentes puntos del propio sábado.

Bruno, cuya historia de vida es muy similar a la de Sabato, es el responsable de la mayoría de los sentimientos del constructor, principalmente desde la metafísica hasta el tango, mientras que Martín, que acude al viejo Bruno en busca de consuelo y consejo, se preocupa por muchos de los de corazón puro, angustias e ilusiones que muestra su propia vida en dos tiempos terribles.

Finalmente, Fernando representa la peor parte, el lado nocturno. Fernando de hecho comparte la fecha de nacimiento del fabricante, y al igual que el sábado, habría celebrado su cumpleaños ese verano si Alejandra, lamentablemente, la noche del 24 de junio de 1955, le hubiera disparado a su padre y luego se hubiera encerrado adentro con su cuerpo y prender fuego a posición.

Y finalmente, en la red edípica también está Martín, el hijo de un padre débil y una madre fangosa que intentó abortarlo y siempre con desdén le decía que lamentaba no haberlo logrado, lo que sin duda quedó impresionado. en su rostro de sufrimiento, el signo del reconocimiento que tan misteriosamente atrae a Alejandra en las primeras páginas y pone en movimiento el libro.

Frases de héroes y tumbas

No es que las explicaciones en la zona sean imprescindibles. la causa entra en la catástrofe. Se llama destino. Como dice Bruno, admitiendo la sabiduría de Fernando al respecto (coinciden Martín y Alejandra), “no hay suerte, solo actos de suerte.

Solo encuentra lo que está tratando de encontrar, y lo que está buscando es lo que de alguna manera está escondido en lo más profundo y oscuro de nuestros corazones.

Las cosas suceden en catástrofe porque tienen que suceder, quizás a través de una «conjunción conveniente de las estrellas, más frecuentemente a través de las conjunciones dañinas de los padres».

Los sueños suelen ser proféticos. Los eventos en el planeta exterior reflejan los eventos en el planeta interior. La telepatía es viable. Todo es portentoso y, no porque sea ficción, sino porque, por el contrario, así funciona el universo, todo es simbólico.

«Fue un esfuerzo colosal para mí estudiar para reírme», confiesa su heroína Alejandra, aunque todos sus individuos dirán lo mismo, «pero por dentro nunca me río».

Temas tratados en Sobre héroes y tumbas

Esta novela tiene los siguientes temas inmersos primero, un vieja conspiración donde Fernando piensa que la multitud ciega es parte de una.

Ascenso a un plano superior de la vida.: Lavalle, después de estar increíblemente muerto y ver su cuerpo desacreditado por sus amigos populares, aparece hacia el final, en la imaginación de un indio pobre, como una figura gigantesca cabalgando gloriosamente por el camino de Jujuy, el azul de los cielos y el argentino. bandera.

Familia numerosa destruida: A través de la relación de Alejandra con su padre, y esta con su madre, sus obsesiones y locuras, además de esto, la relación incestuosa entre Goergina y Fernando (primos) y luego con Alejandra (su hija). Toda la familia de Alejandra está completamente loca. Uno de ellos guarda la cabeza de su abuelo en su habitación (de la que nunca sale).

Continuidad con el libro anterior: Fernando relata los hechos de El Tunel, la novela anterior de Sábato, y vincula la historia a su teoría de que las multitudes ciegas son malas.

problemas de los niños: Martin quizás, pero tiene argumentos más que suficientes para serlo. Esta razón va desde lo común (su padre era distante y decepcionante, es muy tímido) hasta lo muy traumático: su madre le dice abiertamente que él es una fuente de vergüenza para ella y que ha intentado abortar varias veces. Tener a Alejandra como una especie de novia y no tener un trabajo o una casa ciertamente no ayuda.

infancia terrible: Fernando solía llamar la atención de los pájaros cuando era pequeño, solo para jugar.

miedo en los ojos: Fernando en uno de sus delirios en el estudio de los ciegos, habla de tener pterodáctilos gigantes, buitres, murciélagos que le atraviesan los ojos y los capturan mientras está atascado en el barro indefenso.

Inserción de personas reales: Jorge Luis Borges aparece paseando por las calles y es recibido por Martín y Bruno, dándole a Sábato la oportunidad de encontrar un personaje para expresar su crítica a sus escritos. Es importante destacar que Borges era ciego en su vejez.

Purificación: Alejandra cree que el fuego purifica. Quiere purificarse. por eso mata a su padre y luego se suicida quemando su casa con ella adentro.

¿Que te ha parecido?