Saltar al contenido

Resumen del libro El Libro de los Seres Imaginarios. Jorge Luis Borges.

Resumen del libro El Libro de los Seres Imaginarios. Jorge Luis Borges.

Oh libro De seres Immaginari, inicialmente concebido como el Manual de Zoología Fantástica, fue anunciado en 1957 por el Fondo de Cultura Económica de México. La autoría de este libro, de acuerdo a Jorge Luis Borges, quien lo hizo en colaboración con Margarita Guerrero, con la intención de crear una colección de seres extraños, que surgieron a través de la creación humana. A pesar del tiempo y el espacio, las culturas o los humanos distribuyen repetidamente ideas muy similares sobre ciertas criaturas imaginarias, lo cual es muy recurrente porque suelen ser producto de sueños, miedos y deseos que compartieron hace varios años.
Jorge Luis Borges, fue el encargado de realizar la descripción de ciento dieciséis monstruos en este libro De seres imaginarios, protagonistas de religiones y mitologías. Como ejemplos tenemos el Golem, el Centauro y la Esfinge, que son el sitio de este mundo metafísico y literario. Otros seres, ya son famosos en el contexto de la invención humana, entre los que destacan los Gnomos y las Hadas.
De todo ser imaginario Borges parte un criterio que ilustra al lector sus características y características, tales como:
PIGMEO

Para los antiguos, esta nación de enanos vivía en las fronteras de Hindostan o Etiopía. Algunos autores afirman haber construido sus casas con cáscara de huevo. Otros, como Aristóteles, escribieron que vivían en cuevas subterráneas. Para cosechar trigo se armaban con hachas como si quisieran talar un bosque. Montaban corderos y cabras, del tamaño adecuado. Cada año, bandadas de grullas los invadían desde las tierras bajas de Rusia. Pigmeo era también el nombre de una deidad cuyo rostro los cartagineses tallaron en las proas de los buques de guerra para aterrorizar a sus adversarios.
EL DRAGÓN

El dragón tiene la capacidad de adoptar muchas formas, pero son inescrutables. Por lo general, lo imaginan con una cabeza de caballo, cola de serpiente, enormes alas laterales y 4 garras cada una con 4 clavos. De sus nueve retratos se habla de la misma manera; sus cuernos como un ciervo, su cabeza como un camello, sus ojos como un diablo, su cuello como una serpiente, su vientre como un molusco, sus escamas como un pez, sus garras como las de un águila, las plantas de las patas de el tigre y las orejas del buey. Hay ejemplares que no tienen orejas y que oyen por los cuernos.
Es común representarlo con una perla, que cuelga de su cuello y es el emblema del sol. En esa perla está tu poder. Es inofensivo si se quita. La historia le atribuye la paternidad de los primeros emperadores. Tus huesos, dientes y saliva tienen virtudes medicinales. Puede, según su intención, ser aparente para los hombres o invisible. En primavera asciende al cielo; en otoño, se sumerge en las profundidades del agua. Algunos no tienen alas y vuelan con su propio impulso. La ciencia distingue entre diferentes géneros. El dragón celeste lleva a la espalda los palacios de las deidades y evita que caigan al suelo; el dragón divino produce vientos y lluvias, por el bien de la humanidad; el dragón terrestre traza el curso de arroyos y ríos; el dragón subterráneo protege los bienes prohibidos a los hombres.
Los budistas afirman que los dragones no son más que peces de sus diversos mares concéntricos; en algún lugar del universo hay un número sagrado para expresar su número exacto. Los chinos creen en los dragones más que en otros dioses porque los ven constantemente en las nubes en movimiento. Al mismo tiempo, Shakespeare vio que hay nubes en forma de dragón («a veces vemos una nube que es un dragón»). El dragón trabaja en las montañas, está vinculado a la geomancia, vive cerca de las tumbas, está asociado al culto de Confucio, es el Neptuno de los mares y aparece en tierra.
Los reyes de los dragones marinos habitan relucientes palacios bajo las aguas y se alimentan de ópalos y perlas. Hay cinco de estos reyes; el primordial está en el centro, los otros 4 corresponden a los puntos cardinales. Tienen una legua de largo; cuando cambian de posición, provocan la colisión de montañas. Están vestidos con una armadura de escamas amarillas. Debajo del hocico tienen barba; las patas y la cola son peludas. La frente se proyecta sobre los ojos llameantes, las orejas son pequeñas y gruesas, la boca siempre está abierta, la lengua extendida y los dientes afilados. El aliento hace hervir el pescado, las exhalaciones del cuerpo lo asan.
lo mas espectacular de eso libro es que, según su creador, «siempre está incompleto» y que cada nueva edición sirve de núcleo para futuras ediciones, que se multiplican indefinidamente «porque pueden tener la oportunidad de encontrar nuevas criaturas que ciertamente no están en ediciones anteriores de un libro.
¿Le ayudó este archivo?

(33,3%) NO (66,7%)

(adsbyGoogle = window.adsbyGoogle || []) .Para empujar ({});
Comparte este resumen:

O copie y pegue el siguiente código en su portal, blog o foro:
Resumen El libro de los seres imaginarios. Jorge Luis Borges.

¿Que te ha parecido?